Los Cedros cedro frase
 

Discursos. Sede Líbano.

FUNDACIÓN LOS CEDROS
SEDE DE LÍBANO, MAALLAKAT, ZAHLE
CEREMONIA DE INAUGURACIÓN


Discurso del Señor Presidente de la Fundación Los Cedros
Dr. Horacio Munir Haddad

Señoras y Señores:
En nombre de la Fundación Los Cedros me es muy grato hablarles y dirigirles un mensaje.
Sean mis primeras palabras para expresar nuestro beneplácito por encontrarnos en El Líbano, país cuna de la cultura y cuna de la civilización de la humanidad y por encontrarnos en Zahle esta bella ciudad, tierra de nuestros mayores por generaciones y generaciones y tierra de poetas, de hombres de letras y de intelectuales que han escrito páginas con letras de oro en el Renacimiento cultural y de las letras árabes en el siglo pasado y en el presente.
Quiero también expresar nuestro reconocimiento al Señor Intendente de Zahle, Ingeniero Asaad Zogaib, por habernos facilitado la realización de esta obra y de este acto y vaya nuestro agradecimiento a todos los presentes, que han llegado desde lejanos países, desde América, desde Australia, desde Africa y desde Alemania, ellos han respondido a nuestra invitación, dejando a sus familias y a sus tareas. Ello nos satisface porque significa que permanece latente en nuestro espíritu la necesidad del protagonismo activo que nos moviliza a la acción, a la acción en defensa del patrimonio cultural de nuestros antepasados. Y esa es precisamente la esencia de la fundación Los Cedros.
La Fundación Los Cedros es una entidad cultural creada en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, hace 25 años para rescatar, destacar y divulgar en Occidente y en América en especial, el importante papel de la cultura de los pueblos que poblaron esta región, El Líbano en particular, el Oriente en especial y la cuenca del Mediterráneo en general y su vinculación con los países de América a través de la presencia árabe en España.
Fundación Los Cedros pretende convertirse así en un puente cultural que vincule a los países de ambos mundos con lazos de cooperación benéfica y fecunda.
Señores, desde fines del siglo pasado miles y miles de hombres de estas tierras, acudieron al llamado generoso de los nuevos países de América que los invitaban a poblar su territorio y a habitar su suelo, allí donde reinaba la libertad, libertad de la que estaban privados en estas latitudes.
Y así, aquellos inmigrantes y sus hijos amaron a sus nuevas Patrias y colaboraron en su progreso y en su desarrollo sin olvidar a sus Patrias de origen, con las que quedaron vinculados espiritual y afectivamente.
Ellos trabajaron con tesón y con ahínco y ocuparon y ocupan posiciones destacadas en todas las áreas de la actividad humana y hoy los vemos destacados empresarios, industriales, profesionales, comerciantes, dirigentes políticos, gobernadores, senadores, diputados y hasta varios de ellos han ejercido la presidencia de la República en varios países de América. Este es un hecho cargado de un profundo simbolismo, por una parte significa cuán libérrimas fueron y son las sociedades de América y sus leyes que permitieron que hijos de inmigrantes de primera generación, accedieran a la primera magistratura de sus países y por otra parte significa cuán altas son las cualidades de los libaneses en especial y de los árabes en general que progresaron rápidamente en los nuevos países.
Pero Señores, el precio de la emigración ha sido muy alto, tanto para los que partieron como para los que quedaron. La fractura familiar ha dejado en todos profundas huellas.
Es al sufrimiento de esos hombres y de esas mujeres al que hoy les dedicamos este homenaje y este reconocimiento. A una mujer, Loulou Haddad, símbolo de las miles y miles de Loulou Haddad, que se aferraron a su tierra y que vieron partir a sus hijos, esta es la razón de la imposición de su nombre al Centro Cultural de la Fundación Los Cedros, del que hoy inauguramos su primera parte, la planta baja para oficinas y centro de reuniones en la casa en la que Loulou Haddad vio transcurrir toda su vida.
A esta primera etapa que hoy inauguramos seguirá en el futuro la construcción de dos pisos para alojamiento de visitantes y para Centro de conferencias, para que pueda así difundirse la información y la cultura de los países de América en toda el Área.
Y hemos escogido el día de hoy, 9 de Mayo como homenaje a Habib Botros Haddad, uno de sus hijos, fecha de su nacimiento y así homenajeamos a los miles y miles de Habib Botros Haddad que salieron para volver, para ellos que fueron a América como huéspedes y América los declaró sus hijos, incorporándolos a su seno.
Finalmente quiero cumplir con un imperativo de conciencia. Reitero mi agradecimiento al Señor Intendente de Zahle, por su apoyo y su cabal interpretación del sentido de esta obra, a Malake Haddad, alma mater de este trabajo, al Escribano Elie Fouad Nourieh quien me acompañó desde los albores del proyecto, a los Arquitectos Fauzi y Nadim Abu Dib, a la Dra. Mirna Teeny, por su valiosa colaboración y a todos los que trabajaron y a los que van a trabajar en el futuro, donde cabe un lugar destacado a dos bellas hijas de Zahle, a Zeina Haddad y a Malake Haddad.
Y vaya mi mensaje
Trabajemos en todas las latitudes de la tierra por la vigencia de los principios que enaltecen al hombre, trabajemos entonces por la vigencia de la justicia, de la paz, de la libertad, del derecho y de la democracia, así haremos honor a nuestra Patria de origen y hacer honor al Líbano es honrar a la humanidad, porque como decía Gibran Khalil Gibran "Mi Patria es el Mundo y mi tribu es la humanidad".
Gracias a todos y que Dios los acompañe siempre.

Discurso del Señor Intendente de Zahle
Ing. Asaad Zogaib

Hoy, es un día especial para la historia de Zahle; se inicia una etapa iluminada que quedará por siempre en la memoria de sus hijos. Nos ponemos de pie para saludar con orgullo a uno de los protagonistas del éxito libanés en el mundo: vaya nuestro emocionado homenaje, al Dr. Horacio Munir Haddad.
Horacio Haddad, un hombre extraordinario, lleno de grandeza, de principios y de méritos naturales, nos viene a relatar a través de la distancia y del tiempo, una historia compleja, que en su final, se ve coronada por el triunfo y la historia de la emigración. Él representa el mejor ejemplo de aquellos libaneses cuyas familias emigraron a diferentes partes del mundo, de su nostalgia por regresar al terruño que los vio partir, de su inquebrantable relación con la Madre Patria y de la generosidad y el sacrificio de estos hombres que a su vez sembraron el amor por El Líbano en el corazón de sus hijos.
Ello nos lleva a recordar las palabras del poeta Abou Tamani: "No importa cuántas casas ambicione poseer el Hombre en la Tierra, siempre habrá de añorar a la primera. Traslade donde fuere su corazón, el verdadero Amor siempre ha de habitar en la primera".
Horacio Haddad, un exitoso doctor en Medicina, decidió darle un significado profundo a su existencia y así, decidió sumarle a su profesión, el trabajar aún más desde otro ámbito, al servicio de la Comunidad. De ese modo, creó en la Argentina una Fundación cuyo nombre revela su acercamiento a la Madre Patria: Fundación Los Cedros.
Y a la Patria de los Cedros retornó animado por un ideal; logró reunir a todos y a cada uno de los fragmentos que fueron necesarios, los amalgamó, les dio forma, y pudo transformar su sueño en realidad: recuperar la casa de su familia en el Maallakat. Desde entonces, comenzó a trabajar con el propósito de transformarla en una nueva sede de la Fundación, emplazada en lo alto, a la manera de un faro, en este lugar del mundo.
El evento que hoy nos reúne, pleno de simbolismo y emotividad, constituye un sentido homenaje a esas familias que han sufrido la separación de quienes emigraron en busca de la libertad, de un lugar seguro para expresar sus pensamiento y sus convicciones y de mejores fuentes de trabajo.
Hoy, desde aquí, y merced a este ambicioso proyecto, convocamos a todos los hijos de Zahle que un día emigraron para que regresen a la ciudad que los ha visto nacer.
Muchas personas como el Dr. Horacio Haddad son necesarias. Como Municipio, nosotros poseemos una clara visión de futuro; conocemos nuestros problemas, pero también sabemos de sus soluciones. Debemos despertar la credibilidad libanesa en el mundo, propiciar inversiones y profundizar, una vez más, las relaciones entre El Líbano y el resto del mundo.
Ello significa a su vez, difundir la cultura del Líbano en el exterior y viceversa; por eso, ¿quién mejor que el Dr. Horacio Haddad para vincularnos con las altas personalidades de origen libanés que hoy se destacan en los países de la emigración como Jefes de Estado, Ministros, Jefes Militares, Senadores, Diputados o Gobernadores?
Seguros estamos de que Fundación Los Cedros brindará sus esfuerzos para hacer llegar nuestro mensaje y nuestros sentimientos a todos ellos, trayéndonos a su vez su cooperación para reedificar nuestra cultura y nuestra economía. Y aún a nivel deportivo podrá la Fundación ofrecer su apoyo a fin de propiciar la participación de los deportistas libaneses en los Juegos Olímpicos. En síntesis, sabemos que Fundación Los Cedros fomentará el aprovechamiento fructífero de esta auténtica reserva humana, enorme en voluntad y potencia, que son los libaneses extendidos a lo ancho del mundo.
Para finalizar, vayan estas palabras de agradecimiento de todo corazón, en nombre del Pueblo de Zahle, al Dr. Horacio Haddad, a la Familia Haddad, a quienes apoyaron el Proyecto y a todos los brazos que se aunaron para participar de su realización.


Discurso de S.E. el Señor Embajador Argentino
Dr. José Pedro Pico

Señoras, Señores, lamento no tener la fortuna de hablar el árabe a pesar de mi profundo amor por El Líbano; por ese motivo, me dirigiré a Ustedes en francés.
Constituye para mí un gran honor, el poder ser testigo de este abrazo, de esta extraordinaria simbiosis, de este magnífico encuentro entre nuestros respectivos países: la Argentina y El Líbano.
Cuando en ocasiones hacemos referencia a reencuentros, a lazos y retornos, las palabras parecen traducir situaciones sencillas. Mas, ello no es así; nos encontramos hoy en presencia de un hecho trascendente y conmovedor pues constituye un verdadero milagro que el Dr. Horacio Haddad haya decidido emprender el regreso al que fuera el hogar de sus ancestros desde hace ya doscientos años; no sólo es un milagro sino también un ejemplo, pues ello habla de la fuerza de los lazos que nos unen a argentinos y libaneses.
También quiero decirles, que en este ámbito no se encuentra un solo Embajador de la Argentina, porque quiero destacar entre nosotros, la presencia del Sr. Embajador Fouad Turk, que es más argentino que yo y con quien comparto una gran amistad.
Dr. Haddad, lo felicito sinceramente por todo lo que ha logrado llevar a cabo, por este regreso tan significativo a la tierra de su familia, y por este aporte que enriquece los lazos que unen a nuestros dos países.
Muchas gracias.!!!

Lou Lou
Loulou Haddad

Semblanza de Loulou Haddad
A esta mujer callada, la alabo así, vestida de simpleza y cordura. Su bondad está hilada de consuelo y abrigo, y su corazón, lleno de experiencia y de días, es corazón más cándido que el corazón del trigo.
Y nada hay tan de madre como sus manos pías doctas en la dulzura y en todo noble uso, que hacen el pan de Dios y hacen rezar el huso, y criaron con afanes santamente prolijos, las plantas de este huerto de su vida: sus hijos.
Madre, eres esa cosa buena, sencilla y santa, como el fuego que nunca se apaga en el hogar; como el agua que riega, abreva, lava y canta; como el viento que sopla en la era de aventar; como la hormiga, enorme en esfuerzo y paciencia; como esta vieja casa que es nido y es querencia.
Aquí a tu lado, sueño. Rezando al tiempo toco tus cabellos, cenizas del mortal enemigo.
Como siempre, secretamente, te bendigo.
Como siempre los ojos, se me han nublado un poco.
Un 9 de Mayo, como hoy, aquí en Maallakat, novia de la Bekaa, nacía Habib, el tercero de tus hijos. Fiel a su estirpe arrogante, valiente, fuerte y generoso, llegó a esta América; se estableció en Argentina donde lo aguardaban sus hermanos, y amó a ésta, su segunda Patria, como sólo saben hacerlo los nobles libaneses: con profunda gratitud, con lealtad y patriotismo. Sentimientos estos que lo llevaron a decir:
¡ Argentina!
yo anhelaba ser huésped
y me declaraste tu hijo.

Soy tu soldado,
tu servidor, tu esclavo libre,
porque tú me enseñaste a vivir
libre entre los libres.

Hoy, 12 de Septiembre de 1952,
al recibir la noticia de la graduación
de uno de mis hijos
como Doctor en Medicina,
mirando hacia el Oriente,
besando de rodillas este bendito suelo,
he volcado mi embriagadora emoción
en estas palabras:

Madre: he cumplido tu mandato.
he trabajado,
he procurado ser bueno,
y Dios ha premiado mis esfuerzos.
Edifiqué un santo hogar,
he plantado mis árboles
y ya comienzo a cosechar.
¡ Viva la Argentina libre, grande, gloriosa!
Ella, Loulou Haddad, la que nunca abandonó su Patria ni siquiera para reencontrarse con sus amados hijos, la que aprendió a vivir sola, inmensamente fuerte en su soledad, la que había echado raíces en esta tierra libanesa que la atraía como el imán más poderoso, cerró sus ojos definitivamente en 1946.
Abuela Loulou querida, permítenos que hoy todos nos sintamos un poco tus hijos y tus nietos, y escribirte así, en estos versos:
Mi abuela es pequeña y distante,
llena de asuntos lejanos.
situada al fin de muchos años,
en el comienzo de mi padre.

Ella es pequeña como esta aldea,
y desde aquí, mi padre salió un día
con su atado de música
a andar por la vida del mundo.

Mi padre fue de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad,
buscándome
hasta divisarme escondido
bajo los ojos de mi madre.

Pero un día, mi padre partió
hacia la tierra del silencio.
Llevaba los ojos cerrados
y en las manos un frío intenso.

Y la abuela ha permanecido
como una cosa de otra vida
Zahle, pequeña aldea que visito
para soñar frente a tus ruinas.

Pequeña aldea del recuerdo
donde reviven cosas muertas.
Alicia Dakesian

 


FUNDACION LOS CEDROS (C) 2004. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | AYACUCHO 1486 - C.P. 1111 - CIUDAD DE BUENOS AIRES - TEL.: 5411-4806-6353/7850